martes, 1 de diciembre de 2009

Regalo invitaciones a Google Waves

Tras una semana entre las trepidantes olas, lo único interesante que me ha pasado en Google Waves es recibir esta cita:

De la mañana a la noche, a mediodía, por la tarde, la máquina ruge pidiendo alimento, alimento, alimento. ¡Vosotros sois el alimento! ¡Sois el alimento vivo! ¡La máquina os devora y luego, exhaustos, os arroja! ¿Por qué engordáis a las máquinas con vuestros cuerpos? ¿Por qué aceptáis sus articulaciones con vuestro cerebro? ¿Por qué no dejáis que las máquinas mueran de hambre, idiotas? ¿Por qué no las dejáis perecer, estúpidos? ¿Por qué las alimentáis? Cuanto más lo hagáis, más hambre tendrán de vuestra carne, de vuestros huesos, de vuestro cerebro. Vosotros sois diez mil. ¡Vosotros sois cien mil! ¿Por qué no os lanzáis, cien mil puños asesinos, contra las máquinas? [Thea Von Harbour (1927): Metrópolis]

Encima, por ahora no es para tanto. Pero por si acaso, aquí van diez o cien puñitos... y estamos a punto de lanzarnos de verdad.

No hay comentarios: