jueves, 3 de abril de 2008

Pro-Derechos Humanos de los niños tristes

Como tengo un poco de fiebre, pocas ganas de currárselo y para más información está Google, cortapego el teletipo tal cual y sírvanse ustedes mismos. (Le quito algunos párrafos de información general sobre los emos para que no se haga eterno, hay otra versión editada aquí).

"Emos", una cultura melancólica, amenazada por la discriminación en México

México, 2 abr | Juan David Leal (EFE) | Los adolescentes identificados con el género de música "emo", de apariencia sensible y melancólica, han sido descubiertos por la sociedad mexicana después de que la discriminación de la que son objeto por parte de otras "tribus urbanas" se materializara en enfrentamientos y detenciones.

La situación saltó a luz pública a raíz de un enfrentamiento en marzo pasado en el que otros colectivos más conocidos como "punks", "darks" y "metaleros" pretendieron expulsar a los "emos" del centro de la ciudad de Querétaro por considerarlos homosexuales y acusarlos de "copiar" su estilo, lo que se saldó con una veintena de detenidos.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México sostiene que estos casos son de "especial gravedad" y asegura que ya se han presentado incidentes similares en 14 estados del país, donde en algunos casos la policía ha establecido operativos especiales para evitar agresiones.

David Chimal, de la agencia de investigación de mercados De la Riva, explicó a Efe que los "emos" son una minoría que basan su estilo de vida "en sentimientos de amor, odio y desilusión", algunas veces "manifestado a través de conductas depresivas, automutilaciones, e incluso, el suicidio".

Por lo general, se trata de jóvenes pacíficos, opuestos a las adicciones y al maltrato de animales, que "muestran una expresión triste y melancólica, a veces inerte", e intentan cubrir parte de su rostro con cabellos, destaca el investigador. Utilizan ropa ceñida y colores oscuros contrastados con blanco y rosa, favorecen la delgadez y entre sus filas es común la bisexualidad.

México acogió las últimas semanas diversos foros, marchas y encuentros en los que los jóvenes integrantes de las principales "tribus urbanas" se han dado cita para expresar su rechazo ante cualquier forma de discriminación y negar una guerra entre bandos.

Un estudio de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal denunció a finales del año pasado que los jóvenes son el sector que más discrimina a sus semejantes, ya que el 53% no quiere tener a un homosexual como vecino.

En internet es fácil encontrar foros y vídeos que alimentan el odio contra los autodenominados "emos", pero en México el encono ha sido propiciado incluso desde algunos estamentos de la sociedad. Por ejemplo, el alcalde de la ciudad de Celaya, el conservador Gerardo Hernández, anunció recientemente un plan para "reubicar" a los "emos" que se concentran en el centro de esa ciudad, donde suelen congregarse en sus ratos libres, porque "afectan la imagen" y "dan mal ejemplo".

Otra voz que intervino fue la del obispo del suroriental estado de Chiapas, Felipe Arizmendi, quien en un artículo exhortó a los jóvenes "emos" a seguir el camino de Jesucristo para sobreponerse a su falta de identidad. Y un grupo de diputados locales del sureño estado de Oaxaca propuso la creación de comités de la juventud para evitar la formación de grupos de "emos" porque son "ajenos" a la cultura local."

4 comentarios:

Ana Saturno dijo...

¿Opuestos a las adicciones? ¿No son adictos a las depresiones, sólo para empezar? Igual querían decir opuestos a las drogas y no se atrevieron. :-D

La noticia me parece increíble, de todas formas, a pesar de que no consigo entender a los emitos.

Saludos

Marta dijo...

La verdad es que a mí los emos me parecen unos rancios, hay que ser imbécil para regodearse en la tristeza y no usar tu mala leche para tirársela a alguien en la cara... además de lo de no-drogas, no-alcohol, no-follar. Ahora bien, me parece que en las iras de los heavies hay mucho de raritofobia, conectada a la homofobia, y eso mola aún menos.

Ana Saturno dijo...

Suscribo tus palabras, Marta, y eso que lo de no follar no lo sabía. Yo tengo la sensación de que los emos son en buena parte un producto de marketing. Quizá veo algo demasiado impostado en su actitud, demasiado anti-natural.

Claro que la respuesta no debería ser la agresión, sino un vive y deja vivir como con el resto del mundo. No, no mola nada.

Jane dijo...

sip, lo pensé cuando volví a abrir el itunes...
por cierto, estoy de acuerdo con lo de la energía emo desperdiciada... aparte de que el rollo martir no suele molarme y a estos chicos les mola lo de sufrir...
en fins...