miércoles, 16 de abril de 2008

'Desarrollo urbano' de norte a sur

Diseño, publicidad, comerciantes, urbanismo y Ayuntamiento de Madrid: mundos a cada cual más escalofriante que jamás dejarán de proporcionarnos momentos de perplejidad y/o indignación. La última se llama triBall y es un proyecto para 'regenerar' el Triángulo Ballesta, ese trozo detrás de Gran Vía, entre Chueca y Callao, que milagrosamente ha sobrevivido al 'desarrollo urbano' y sale cada dos por tres en la tele como pozo de degradación humana absoluta.

El caso es que una asociación de comerciantes modernitos, con el apoyo de los contribuyentes madrileños, se ha propuesto "impulsar una oferta comercial de calidad y con sello propio" e incitan a la 'okupación creativa', es decir, a transformar burdeles, tintorerías y demás locales degradantes en establecimientos vanguardistas y tendenciosos. Todo ello, prometen, "integrando a la vecindad y a los comercios 'de toda la vida' que existen en el barrio". Y a tiro de piedra de Patio Maravillas, ¿querrán integrarse también con este centro realmente okupado?

Permítanme que dude esta integración viendo que dentro de la asociación están diseñadores que van a Cibeles, un hotel de 4* o una sucursal de Tecnocasa. Permítanme que desprecie un movimiento que dice querer "revitalizar el barrio como espacio público" con talleres de a 250 euros la semana. Que me expliquen qué quieren decir con "desaparición de los malos negocios actuales", qué son los "sistemas antipánico" que instalan, por qué los complementan con "vigilantes físicos en los accesos y videovigilancia", qué nos están intentando vender que necesitan que esta empresa les lleve la comunicación para que hablen bien de ellos...

Llámennos luditas, llámennos nostálgicos, pero algunos no nos fiamos del progreso urbano como apisonadora cultural. Así que, con su permiso, seguiremos siendo el amargado. El que chafa el matasuegras y la guitarra. El que prefiere "lo de antes". El pitufo gruñón. El Jesucristo que armó un pollo en el Templo de Jerusalén, tirando los tenderetes de los fariseos mientras gritaba: "¡Quitad esto de aquí, y no convirtáis en mercado la casa de mi padre!"

Sabias palabras de Kiko Amat publicadas en La Vanguardia. Y mientras tanto, aquí abajo, en las antípodas de la modernidad, queremos entrar en Europa de golpe y porrazo y nos las están colando todas casi sin resistencia...


Actualizo: mola encontrar que hay una Campaña Anti-triball.

No hay comentarios: