sábado, 15 de diciembre de 2007

Movimiento contra la Ordenanza InCívica de Sevilla

Esta tarde una manifestación volverá a cruzar el centro comercial navideño de Sevilla. A las 6, en la Alameda, convocatoria contra la "Ordenanza municipal de medidas para el formento y la garantía de la convivencia ciudadana en los espacios públicos". Es decir, la última batería de normas que pretenden que la calle sea un lugar de paso.

Frente a las promesas de una ciudad más bonita, más europea (cuando Europa empieza en Barcelona, como todas sabemos) y más limpia de chusma coercitiva, un pequeño reducto de salvajes se revuelve en las aceras: la Asamblea La calle es de todxs está llevando a cabo una importante campaña, más o menos secundada o arribada por el Foro Social y apoyada por diversos colectivos. Gracias a ella, aquí la Ordenanza comentada, un argumentario de motivos múltiples que se resume en que "pretende restringir aún más nuestro derecho a usar la calle, limitándolo a nuestra capacidad económica, prohibiendo jugar o hacer deporte en la calle, impidiéndonos colocar pancartas en nuestro balcón o prohibiendo y sancionando la pobreza". Privatizar la calle, sumándose a dinámicas con las que también tiene que ver la famosa Ley Antibotellón aka Antireunión de la Junta de Andalucía que desmontan los abogados del Grupo 17 de Marzo por aquí.

Mis consideraciones sobre lo caduco de las manifestaciones de masas que no llegan a congregar a masas y la necesidad de idear acciones-sabotajes que transciendan al nivel del espectáculo me las guardo (bueno, ya lo he dicho todo, ¿no?), pero el caso es que tiene mucho sentido unirse de alguna u otra manera a la recepción crítica de esta maravillosa ordenanza.

Y digo recepción porque, con el aparente apoyo generalizado que se le está dando (¿tanto molestan los gorrillas que hay que robarles y todo?), no sé quién duda de que será aprobada en enero, con apoyo triunfal de PSOE, IU, PP y PA (unanimidad, vaya). Otra cosa es que se consiga matizar algún que otro articulito, previsiblemente porque ciertos concejales querrán parar su descalabro. Toda presión callejera que se haga a Centroizquierda Desunida es poca.

No hay comentarios: