martes, 11 de septiembre de 2007

Daños colaterales

"Después de los atentados, miles de personas desempleadas, especialmente inmigrantes indocumentados, fueron reclutados por compañías de reconstrucción. (...) Sólo tres días después del 11-S, la Agencia de Protección Ambiental estipuló que el aire del Bajo Manhattan era seguro para respirar. (...) En 2002, tres estudios diferentes confirmaron que aquellos gases tóxicos y químicos liberados tras el derrumbamiento de las torres estaban directamente relacionados con enfermedades respiratorias graves en los trabajadores y residentes del área. (...) La cifra podría llegar a 100.000 posibles intoxicados."

Reportaje completo: "Las otras víctimas del 11-S" de Liliana Martínez, DPA.

No hay comentarios: